MOCCA

Ernesto Cisneros Cino: El criptoarte es algo que está llamado a mejorar todo en la sociedad cubana

Ernesto Cisneros Cino. Foto: Cortesía del entrevistado

La revolución de los tokens no fungibles ha llegado hasta la mayor de las Antillas y cada vez son más los artistas cubanos que se interesan en formar parte del fenómeno NFT, así lo evidencian los hashtags que comienzan a aparecer, cada día con más frecuencia, en las redes sociales más populares del momento.

La #CubanNFTrevolution se esparce como la pólvora en las plataformas de Twitter, Facebook, Instagram, Telegram y Discord. Es consigna y a la vez convocatoria para aunar esfuerzos que impulsen el arte criptográfico dentro de la isla.

Los artistas visuales son los primeros protagonistas de esta cruzada en pos de la creatividad descentralizada. Artistas como SPHYNX, Gabriel Bianchini y Alejandra Glz, que han logrado el ansiado reto de vender sus primeros NFT, sirven de inspiración a tantos otros creadores con el sueño de tokenizar sus obras.

Pero en un país como el nuestro, musical por excelencia, no podía tardar la inclusión de la música en los primeros NFT cubanos, puestos en el mercado. A la iniciativa de X Alfonso, de combinar lo visual con lo sonoro en las primeras piezas que pusiera a la venta, se han sumado otros artistas como Ernesto Cisneros Cino, músico de amplia trayectoria, quien se conoce por su trabajo como pianista, arreglista y productor musical del grupo Buena Fe.

En entrevista para Cuban Crypto Art, el artista nos cuenta sobre sus primeros NFT puestos en subasta en el mercado digital de Open Sea y nos comenta sus impresiones sobre esta revolucionaria tecnología.

Capitolio 8.4.3 Foto: Fragmento de la obra del artista Ernesto Cisneros Cino

“En este momento solo está disponible una porción de una serie que se llama Capitolio. Son 4 NFTs, tres fotomontajes y un video con música original, hecho a partir de los fotomontajes. Cada NFT representa una obra en sí mismo, pero juntos son como la historia tras la concepción del siguiente.

La foto principal de esta serie “Capitolio” fue tomada el día antes de la celebración del 500 aniversario de la Habana. Caminaba junto a un amigo y magnífico fotógrafo guatemalteco (Nelo) y nos detuvimos frente al Capitolio, anochecía y la luz para hacer la foto era espectacular, pues el cielo estaba de un azul oscuro y a la vez iluminado… a los ojos era algo curioso y en la foto quedó el efecto de manera natural. Aquellos días de celebración traían a mí sentimientos encontrados, pues siendo un orgulloso habanero también sufro con los errores y las cosas malas de mi ciudad. El Capitolio desde 1929 es testigo silente de todo eso y parte de esa contradicción está reflejada en estos NFTs, sobre todo en el video, pues la música le imprime un carácter muy especial en esta dirección. No es una obra que represente la felicidad, tal vez un estado alterado de conciencia o subconsciencia.

Los 22 grados de inclinación es un acento personal pues 22 es el duplo de 11 que es un número que adoro y de cierta forma recurrente en mi vida, casi siempre para bien.

La serie Capitolio, de hecho, no está en venta, solo presentada como NFT y disponible para hacer una oferta, en caso de que lo considere aceptable, será vendida, pero no es este mi principal interés ahora.”

¿Cómo descubrió los NFT?

–“Leí una noticia sobre el éxito de los Crypto Punks de Larva Labs y ahí busqué el concepto de NFT. Ese fue el inicio de la experiencia, primero me informé sobre qué eran los NFTs y me pareció interesante, luego conocí que habían marketplaces y que muchos artistas digitales estaban usándolos para certificar su autenticidad y comercializar sus obras en criptomonedas. 

Definitivamente es una revolución pues conecta la tecnología con el arte y con nuevas visiones de comercio y propiedad.

En el mundo “real” puede parecer una locura pagar por un objeto digital que solo existe en internet, que es simplemente un código, pero eso es sin dudas el futuro y cuando digo futuro me refiero a finanzas, arte, gobierno, comercio, propiedad. Hace poco hablaba con un amigo muy cercano que es abogado y me decía que las blockchains son la representación de lo más justo en la historia de la civilización y es así. Al no interferir el factor humano en una transacción, se hace de la manera más justa y directa desde el punto de vista matemático. Creo que es algo que está muy lejos de la corrupción que se vive en el mundo real.”

–Siendo un músico consagrado con una trayectoria como la suya, ¿por qué interesarse por el criptoarte?

–“El arte digital me atrae por varios motivos: soy un fan de la ciencia ficción; me encantan las matemáticas y la computación, hubiera dedicado mi vida a programar sin temor al fracaso, es algo natural en mí.

Cuando en la década de los 80s descubrí las computadoras, inmediatamente formaron parte de mis pasiones; luego vi que me servían para hacer música y se convirtieron en un complemento inseparable. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que hace años que toco un teclado que es en sí una computadora y el sonido del piano no es más que una simulación, una muy buena, pero una simulación digital. De hecho, me especialicé en tocar a través del teclado como lo harían otros instrumentistas para lograr que se sintieran reales, así muchas guitarras, violines, bajos y percusiones suenan en los discos y salen de esta maravillosa mezcla de habilidad, hardware y software.”

–¿Qué figuras ha tomado como referentes en el criptoarte y en el arte, en general?

“Uso como referencia el arte que me atrae, no a los artistas, aunque admiro la obra de algunos. Hay artistas de la fotografía que logran conmoverme, por ejemplo, Philippe Halsman. Igualmente intento mantener intacta la capacidad de sorprenderme y así descubro jóvenes como el cubano Diuber Sicilia que usan la imaginación de manera muy creativa. Otros son perfectos desconocidos, pero igualmente me sorprenden como la joven Alejandra Glz que hace poco vendió en un drop todas sus obras en tan solo 9 minutos. Fui testigo del hecho, pues estaba siguiendo el drop y me encantó ver su éxito.”

¿Cuáles cree que son las mayores dificultades que enfrentan los cubanos para incursionar en el mercado de los NFT?

Unas cuantas, cuantitativas y cualitativas. Para entrar en el mundo de los NFT debes conocer de criptomonedas, de mercado, de blockchain, tener internet, tener criptodivisas, obras que vender y muchas ganas de mintearlas en un marketplace. Es decir, primero los conocimientos, luego entender que es un ámbito conveniente al arte y a la supervivencia del artista y finalmente unirse a la comunidad que lentamente empieza a crecer con buen ritmo.

Solamente entender de qué se trata ya constituye una dificultad. Luego está el alto precio del internet, estar conectado haciendo todo lo que hay que hacer tiene un costo bastante alto en Cuba, claro, en cuanto a esto hay que tener en cuenta que, desgraciadamente, muchas personas pierden un tiempo precioso en internet, pero igual, todos tienen derecho a gastar su tiempo y su dinero en lo que prefieran.

Hasta donde he podido percibir, loa artistas digitales cubanos que están en esta comunidad no pierden tiempo en nimiedades y eso le da a este grupo un carácter muy especial. Creo que todos entienden de eficiencia sin muela y están puestos para hacer las cosas lo mejor posible.

Lo otro es que, desde Cuba, muchas veces es casi imposible conectarse a los mercados de criptodivisas pues se compran con dinero Fiat desde una cuenta bancaria internacional y el cubano medio no dispone de eso. Lentamente se encuentran soluciones de todo tipo para resolver este problema.”

–¿Cree que el criptoarte logre abrirse camino en Cuba, a pesar de todas esas limitaciones?

“Definitivamente sí. El criptoarte es algo que está llamado a mejorar todo en la sociedad, y en Cuba tenemos mucha suerte por tener a los artistas, en la medida que se reconozca y se entienda lo necesario en él, crecerá el buen gusto de manera general.”

¿Qué estrategias de marketing podría sugerir a los que comienzan en este mundo?

 –“El marketing es una de las aristas que inevitablemente se desarrollan en este ámbito. Las propias plataformas de venta te ofrecen maneras de vender, venta directa o subasta, por ejemplo. Tener una comunidad entre cubanos de dentro y fuera de la isla es un potencial para visibilizar las obras.

Creo que integrarse a la comunidad de por sí, ya es un elemento que garantiza el marketing de tu trabajo, usar el alcance de las redes sociales no de uno, sino de todos, hace que la noticia de una subasta, un drop, cualquier evento relacionado tenga mayor alcance, así que, pertenecer a la comunidad es bueno en este sentido. Interactuar, hacer bien tu trabajo y motivar a los potenciales compradores y coleccionistas.

¿Forma parte de algún proyecto colectivo relacionado con los NFT? ¿Cuáles son sus aspiraciones al respecto?

–“Tengo un proyecto con la fotógrafa Karla Llanes, otro con Gabriel Dávalos y quiero hacer cosas con Diuber Sicilia y con SPHYNX que son artistas del grupo. Seguramente surgirán muchas colaboraciones.

Ya que la vejez física es inevitable, intentaré permanecer joven en lo espiritual e intelectual, este es el marco perfecto para desarrollar nuevas habilidades y formas de expresión. Quisiera aportar mi experiencia y a su vez imbuirme del espíritu de los más jóvenes. Aspiro a que la comunidad crezca y sea reconocida como entidad cultural con fuerza propia, que se sumen todos los que quieran y que disfrutemos de las bondades de unas finanzas descentralizadas como las que ofrecen las criptomonedas. Estoy seguro que en algún punto de la historia los artistas digitales tendrán un papel protagónico en Cuba y será uno de nuestros orgullos nacionales. Creo firmemente que todas las artes tienen cabida en esta manera de comercializar y es en extremo beneficioso para los creadores y los consumidores de arte.”

Ernesto Cisneros es la prueba de que no hay límites para la expresión; cuando se posee una mente abierta a la experimentación y a la innovación, las formas de crear son infinitas. Tener una carrera bien consolidada en el mundo del arte tradicional no ha impedido que este talentoso músico desee aventurarse más allá de las nuevas fronteras artísticas que los NFT han creado, como una oportunidad, para todos los valientes, de vislumbrar un futuro prometedor que está cada vez más cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.