MOCCA

Surgimiento del criptoarte en Cuba

Una de las más recientes aplicaciones de la tecnología blockchain está en su vinculación al arte a través de los NFT, tokens no fungibles, que han abierto una brecha de oportunidades para los artistas digitales.

Las obras digitales tienen incluso más riesgos que los trabajos físicos de ser plagiadas. La garantía de autenticidad, los derechos de autor y la singularidad de las piezas son algunos de los retos que enfrentan los diseñadores y artistas para amparar el valor de su trabajo. La solución a estos problemas surgió gracias a la tecnología criptográfica.

Los NFT le brindan la posibilidad al artista de vincular una imagen o gif de su creación a un token no fungible, y comercializar sus piezas por criptomonedas en marketplaces abiertos como Open Sea. Una de las cualidades que hace único a un NFT es que, al adquirirlo, estás comprando un certificado de autenticidad con un rastro imborrable en la blockchain. El artista puede rastrear su obra, siguiendo a los futuros compradores, además de continuar recibiendo beneficios, por tiempo indefinido. Puede decidir, por ejemplo, cobrar el 10% de las ventas posteriores. De esta manera, cada vez que la pieza se venda, recibirá un por ciento del precio por el que fue comprada, algo que no puede ocurrir fuera del mundo digital.

Los primeros NFT cubanos

Como ocurre en la mayoría de innovaciones tecnológicas, el mercado de los NFT ha sido dominado por el mundo anglosajón. La mayor parte de la información y plataformas para comercializar las piezas se encuentran en inglés, pero esto no ha sido impedimento para que algunos artistas hispanohablantes hayan accedido a este mercado, formando parte de este fenómeno sin igual.

En uno de los marketplaces más importantes de la red: Open Sea, llama la atención un perfil con el nombre de Cuba, y con él la esperanzada pregunta:

¿Son los NFT una opción para los cubanos?

Albaluna, primer NFT de artista SPHYNX
Albaluna: primer NFT del artista SPHYNX. Foto: Instagram

En octubre del 2020, Albaluna fue vendida en la plataforma de Rarible.com por nada menos que 1 Ethereum (2941 dólares en el momento de redactar este artículo).

La obra pertenece a SPHYNX, alter ego que ha decidido crear el artista para distinguir su trabajo tradicional de sus obras criptográficas.

SPHYNX fue el primer cubano en integrar la comunidad de DADA, una de las mayores plataformas de arte digital en la blockchain, convirtiéndose, sin proponérselo, en pionero de una corriente que representa el futuro del arte digital.

Foto: Twitter

El influjo NFT alcanzó a muchos otros creadores de la mayor de las Antillas, causando especial entusiasmo entre los fotógrafos y artistas visuales.

En el mes de marzo del 2021, el fotógrafo habanero Gabriel Guerra Bianchini, se robó el show, al lograr vender, en una subasta en Open Sea, su obra Hotel Habana por 1,6 Ethereum (alrededor de 4705 dólares en el momento en que se escribió este artículo).

Hotel Habana, NFT de Gabriel Guerra Bianchini
Obra Hotel Habana, primer NFT vendido de Gabriel Bianchini. Foto: Fragmento de la obra

En época de equidad de género, las mujeres no podían dejar de estar representada en todas las novedades relativas al arte, y una especialmente talentosa, pese a su juventud, causó revuelo en las redes sociales al lograr vender, en tan solo 9 minutos, su primer drop, dedicado a promover su trabajo NFT. Se trata de Alejandra Glz, artista habanera ganadora del premio de la Fundación Enaire.

Finalmente, uno de los mayores promotores de la cultura y el arte cubanos decidió sumarse a este fenómeno, con un proyecto que pretende concentrar en un mismo sitio a artistas de varias generaciones y de las más disímiles manifestaciones. La iniciativa es gestionada por La Fábrica de Arte Cubano, y patrocinada por el propio X Alfonso, quien ha lanzado al mercado su propia colección NFT.

Alone, segundo NFT de X Alfonso
Alone: Segundo NFT de X Alfonso. Foto:Facebook

Los fondos resultantes de la venta de estas piezas se destinarán a financiar la gestión de la plataforma Nft.FAC, y a cubrir los impuestos de gas, que deben pagar los artistas al publicar en los mercados digitales.

¿Cómo crear NFT dentro de Cuba?

Los NFT crearon una alternativa que simplifica el camino y permite a los creadores cubanos obtener, finalmente, el reconocimiento que se merecen. El mercado del arte ha abierto una brecha, creando nuevas oportunidades para los artistas. Los cubanos quizás la tengan un poco más difícil que el resto, pero no es imposible.

Existen alternativas para que los residentes de la isla puedan adquirir los Ethereum necesarios para tokenizar sus piezas. Plataformas como Qbita Exchange y Cubaxchange, le brindan al cubano la posibilidad de comprar criptomonedas, que podrán almacenar en su wallet (monedero electrónico). El siguiente paso es usar un VPN para adentrarse en los sitios restringidos para Cuba. Mintear las piezas y ponerlas a la venta. Lograr vender un NFT dependerá, como en el caso de una obra física, del talento del artista y de lo efectiva que sea su estrategia de marketing y publicidad.

Las opciones existen, las condiciones están creadas y ha habido pocos momentos mejores que este para dejar volar la imaginación. Estamos siendo testigos de un fenómeno sin igual en el mercado del arte. La fiebre de los NFT ha llegado para quedarse y es una oportunidad al alcance de casi cualquier persona con talento y creatividad

Un comentario

  1. Tengo una basta obra hecha en arte digital y que nunca he comercializado. Ahora estoy interesado en venderla y pienso que en FAC puedo tener esa posibilidad. Para ver algunos de mis trabajos puede acceder al sitio artmajeur.com con mi nombre que es Ricardo Pellerano en la parte correspondiente a Arte Digital, o a través de mi página web: https://www.artmajeur.com/en/pellerano2018/artworks/12968750/conjunto-de-ave-y-plantas
    ó en: https://sites.google.com/view/pellerano-artedigital-com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.