MOCCA

¿Qué son los Non Fungibles Tokens?

Los activos digitales han existido desde el propio surgimiento del Internet. Antes de las criptomonedas, ya existían los identificadores de redes sociales como Facebook o Twitter, nombres de dominios, elementos de videojuegos, todos activos no fungibles con distinto valor e interoperabilidad.

Podíamos usar un sin número de material digital, pero, ¿realmente lo poseíamos? Si un objeto le pertenece a usted y solo a usted, significa que puede elegir transferir o mantener ese objeto indefinidamente. Pero, ¿ocurría así con los activos digitales?

Para comenzar a comprender este tema es preciso entender el significado de fungibilidad. 

La fungibilidad es básicamente la propiedad de un elemento que le permite ser remplazado por otro elemento idéntico.

Un billete de un dólar puede ser remplazado e intercambiado por otro billete de igual valor, sin importar su número de serie o si este se encuentra en una cuenta bancaria. Es esta propiedad la que convierte el dinero en un objeto fungible.

Lo mismo ocurre con las criptomonedas como el bitcoin. Su fungibilidad les permite ser intercambiadas en el mercado por activos de igual valor, incluso por otras criptomonedas. Además de reemplazables son divisibles y estas propiedades facilitan su uso en el pago de bienes y servicios, inversión o fijado de precios.

Sin embargo, hace algunos años, la tecnología blockchain o cadena de bloques permitió crear algo nuevo: activos digitales únicos e irreemplazables, cuya propiedad es gestionada sobre contratos inteligentes. Estos activos son los llamados tokens no fungibles o NFT por sus siglas en inglés.

Aplicación y usos de los NFT

Los desarrolladores pueden crear tokens no fungibles con estándares comunes, reutilizables y heredables en blockchains públicas que otorgan al usuario una capa de coordinación, la propiedad y el permiso de administración. También existen estándares adicionales que se pueden agregar en capas, para enriquecer su visualización, por ejemplo: las especificaciones sobre como mostrar un token no fungible.
 

Los NFT permiten crear valor de la escasez, a partir de la demanda del mercado, y al poseer atributos únicos, se convierten en un medio ideal para demostrar la propiedad intelectual de elementos digitales, e incluso, pueden vincularse a activos físicos específicos, demostrando de manera irrefutable la posesión o autoría de los mismos.

El ejemplo más conocido en el universo de los NFT es el caso de los CryptoKitties, tokens ERC-721, registrados en un contrato inteligente de la blockchain de Ethereum. Los CryptoKitties no son más que gatos digitales coleccionables que obtuvieron un gran valor en el mercado por sus propiedades y el nivel de demanda.

Lo más relevante de estos activos únicos es que permite a los usuarios comercializar con ellos como si de un mercado físico se tratara. Los NFT no se mercantilizan en exchanges (casas de cambio), sino en mercados digitales como OpenSea, OpenBazaar o en aquellos creados por el proyecto blockchain del NFT.

Un ejemplo interesante es el caso de Decentraland, un proyecto blockchain que permite a los usuarios comprar y vender tokens Land (ERC-721), que representan parcelas de tierra de un mundo virtual similar al de Second Life.

Otra aplicación muy popular en los tiempos actuales es su vinculación al arte. Plataformas como SuperRare o Rarible, le ofrecen al artista la posibilidad de vincular un token a una imagen o gif de su creación, registrando sus derechos de autor en la blockchain, haciendo constar la propiedad digital sobre un activo específico.

El uso de esta tecnología es relativamente joven y, en su mayoría, se está centrando en la compra y venta de criptocoleccionables y su aplicación a los videojuegos y piezas de arte. El terreno por explotar es inmenso. Las ventajas para la propiedad intelectual son inmensurables y muchas áreas podrían beneficiarse de su uso. Podría aplicarse para validar certificaciones, calificaciones, licencias de software, garantías, certificados de nacimiento y defunción, derechos de autor, venta de boletos, entre muchos otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.